¿Son accesibles unas escaleras mecánicas?

Esta mañana he visto una noticia en un diario digital extremeño, en la que se decía que un juez no había admitido a trámite un recurso de una Asociación de Plasencia contra una escalera mecánica pues cumplía la Ley de Accesibilidad. Quizás desde un punto de vista normativo (no soy experto en esta Ley), pueda considerarse de acuerdo a la norma, pero la propia imagen que acompaña al artículo me parece muy representativa sobre si hay que considerarla o no una solución accesible:

Captura

Foto:TONI GUDIEL (El Periódico de Extremadura)

Presentando LibredeBarreras (especialmente a ayuntamientos y técnicos de la accesibilidad) se nos ha demandado que las marcas debían marcar con claridad la norma que incumplen.

Nosotros, sin embargo, siempre hemos considerado que la herramienta debería ser prevaléntemente social, lo que significa que la accesibilidad o no estaba en el ojo del propio usuario que subía la marca. Un punto puede no ser accesible, más allá de la Ley, si a una persona con unas determinadas características le supone una barrera a su movilidad. Y otro puede ser accesible, si pese a que incumpla una norma, presenta una solución eficiente respecto a las características del entorno (aunque soy consciente de que ésto es más raro que se dé).

Y a partir de ahí, ser social significa que cada marca está abierta al debate, los comentarios y las aportaciones de otros usuarios. Además, las leyes no son fijas ni inmóviles, sino que se deben ir adaptando a las nuevas realidades y, supuestos que hoy no incluyen pueden introducirse en el futuro o comprobarse que, por el desarrollo tecnológico o por la propia práctica, determinados parámetros legales pueden quedarse obsoletos.

Por ello me he animado a incluir estas escaleras como una barrera arquitectónica en LibredeBarreras y os invito a todos, a través de los comentarios a este blog o a la propia marca en la web, a incorporar vuestro punto de vista. Seguro que la Asociación de Minusválidos de Plasencia os agradece que os integréis en el debate y, quien sabe, si vuestras aportaciones les ayudan a convencer a la Justicia de los problemas que para ellos representan estas escaleras.