Servicios de trabajo social

Entre los servicios que los profesionales del Trabajo Social ofrecen a la sociedad se encuentra la atención directa a las personas drogodependientes. La labor suele desarrollarse incluyendo actividades de asesoramiento y de terapia.trabajo-social

Del trabajador social será la responsabilidad de organizar los grupos terapéuticos y de preparar, organizar y desarrollar las actividades pertinentes. En lo que está más relacionado con las tareas de supervisión, también deberá mostrar especial atención a cómo implementan sus programas los monitores, los formadores y los psicólogos. Coordinar los diferentes grupos en los que se lleve a cabo el feed-back y aunar criterios con la parcela psicológica también serán puntos muy importantes.

Al mismo tiempo, se debe profundizar en el trabajo con los familiares y con el entorno de las víctimas de la drogodependencia y la adicción. Esta ayuda podrá producirse de forma directa mediante citas cara a cara o por medio de una serie de seminarios conceptuales en los que se desarrolle más ampliamente y de manera grupal cómo hay que abordar esta problemática social.

El trabajador social también tendrá la responsabilidad de vehiculizar las subvenciones que llegan desde los entes públicos. Aquí es fundamental tener una relación fluida y una comunicación permanente con los responsables de administración, quienes, instados por la gestión del trabajador social se encargarán de llevar a cabo las labores de documentación, de todo el papeleo, de los mecanismos burocráticos y legales y de la canalización de los flujos de dinero.

El trabajador social se encargará de allanar el camino por el que luego dejarán su sello profesional el equipo de psicólogos, de educadores sociales, de médicos, de psicopedagogos o de voluntarios en materia social. Asimismo, el trabajador social puede ser de gran ayuda en el trato directo con el drogodependiente, llegando a ejercer labores como educador, como monitor y tutor. No obstante, es un terreno que también requiere de mucho afecto humano y de otras teclas que no dependen de la mera profesionalidad ni de los conocimientos técnicos.