¿Qué pasa con el empleo para los jóvenes?

Parece que los programas para incluir a jóvenes al mercado laboral, no alcanzan los números esperados, ni alcanzan porcentajes alentadores. A pesar de los programas gubernamentales para fomentar el empleo a los más jóvenes, no es eficiente, ya que muy pocas personas son beneficiadas de verdad con estos planes, que solo quedan en buenas intenciones y buena voluntad, mientras el desempleo juvenil pareciera no descender, sino todo lo contrario; aumenta más y más.

Los jóvenes, la población más vulnerable con respecto al desempleo

Es alarmante la cifra de que menos de la mitad de los postulados a los programas gubernamentales de verdad reciban un contrato de trabajo. Esto contrasta enormemente con los números de toda la región, que casi triplican en contratos de trabajo efectivos que se le dan a la población joven. Por esta razón, la queja es casi unánime, no se están haciendo las cosas bien, y la peor parte la están llevando las poblaciones jóvenes más vulnerables, que los están colocando casi al borde de la pobreza. Y pareciese que no se van a tomar los correctivos necesarios para atacar de frente este problema y arrancarlo de raíz.

Existe un programa continental que apoya a los jóvenes que no estudian ni trabajan

Este programa se centra en dar empleo a esta parte de la población, a parte, dar una completa formación en algún oficio o formar a individuos para trabajos específicos. Este programa deberá empezar a trabajar con los jóvenes inscritos en un lapso no menor a seis meses. Las estadísticas muestras que en este país, más de medio millón de jóvenes están inscritos en este programa, pero muy pocos son los que se benefician.

La razón es que, abundan más las ofertas de educación en oficios y en formación que de empleos directos, es decir, las organizaciones que trabajan con el programa en el país dan más formación a más jóvenes que los empleos que dan, y por desgracia, no se sabe a ciencia cierta la calidad de los empleos a los que los jóvenes optan mediante este programa.

Es tanto así que internamente se han suscitado malestar general en la población y han pedido que se modifique el planteamiento y las bases sobre las cuales se sostiene este plan, ya que, a simple vista, es obvio que no funciona por múltiples razones, esto obliga a que el plan de capacitación y empleo para jóvenes se reformule o que desaparezca por completo.

Algunos países de la región han tomado correctivos satisfactorios

Este plan no es una novedad en la región, los países nórdicos son los pioneros en ejecutar este proyecto, y les ha dado, hasta el día de hoy, los mejores resultados. Números más, números menos, en los países nórdicos un joven no pasa más de cuatro meses sin estudiar o sin trabajar. A través de estudios y evaluaciones totalmente personalizadas, detectan si un joven desempleado necesita de estudios universitarios, técnicos o si necesita aprender un oficio y ponerse a trabajar lo antes posible.

En Alemania, por ejemplo, los estudiantes universitarios pueden optar por la opción de estudios duales, lo que significa que más de la mitad de su carrera universitaria la pasan trabajando con un contrato laboral legítimo en una compañía afiliada totalmente a la carrera que están estudiando. Un estudio reciente muestra que más de la mitad de los estudiantes alemanes prefiere la opción de estudios duales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*