El trabajador social

Dedicar tu vida profesional al Trabajo Social es una hermosa decisión que te proporcionará un mayor acercamiento a la filantropía y al entendimiento de la condición humana, pero también se trata de un sector de gran responsabilidad y de esforzada labor.

El trabajador social debe actuar como un elemento vertebrador y cohesionador entre individuos, instituciones y organismos, de manera que todos puedan articular redes y beneficiarse de los recursos socioeconómicos existentes.

Su rol también es el de fomentar un clima propicio para la participación social. Para ello, deberá capacitar a la sociedad para que luego logre intervenir en los procesos comunes de convergencia. La organización de la comunidad juega aquí un papel importante.

Suya también es la responsabilidad de diseñar diversas actividades e implementar estrategias de cohesión social para que las personas puedan participar de la vida pública, ya sea de forma individual o colectiva.

Pero en el poder conciliador del trabajador social también se incluye su fuerza de acción y de orientación en conflictos que se produzcan en un determinado contexto. La búsqueda común de soluciones y la construcción de procesos pacíficos con los que alcanzar el acuerdo serán la premisa elemental con la que enfrentarse a esos conflictos que puedan surgir en el seno de una comunidad, una familia, un grupo de personas o una colectividad en problemas.

Los esfuerzos de un profesional del trabajo social también abarcan faenas de naturaleza investigadora. Así, el trabajador social podrá adentrarse en las causas que motivan un determinado fenómeno social o la manifestación de un conflicto concreto. Detectar las causas de una anomalía social y de una tendencia corrosiva para el conjunto de la sociedad será el primer paso en la búsqueda de una solución eficiente. Además, entre las funciones del trabajador social también se encuentra la de ejercer un poco como gestor de los recursos públicos que deben ponerse a disposición de la gente.

Como entender el trabajo social

Para entender el Trabajo Social como una disciplina clave de la sociedad contemporánea que acontece, antes es necesario ser conscientes que se trata del resultado de una serie de cambios producidos en el seno de una sociedad capitalista.ts

El Trabajo Social es pues un sub-producto del capitalismo, como establece el Proyecto Ético Político. Mediante un conjunto de políticas sociales, el Estado desarrolla sus funciones en la medida en la que el sistema de producción capitalista le va exigiendo.

Los trabajadores sociales se encuentran pues en una lógica peculiar, ya que de su labor depende que las miserias y crueldades del capitalismo y la economía de mercado queden minimizadas. Por otra parte, con sistema socialista como referente, contemplamos cómo es el propio Estado el principal empleador de trabajadores sociales en un país, quedando la vía de empleo privado en un claro segundo lugar.

En los orígenes del Trabajo Social está el deseo de servir a la comunidad, lo cual es una evidente manifestación de la filantropía y del pensamiento humanista. Es cierto que en los orígenes de esta profesión jugó un papel muy destacado la Iglesia Católica, que progresivamente fue cediendo poder a favor de los Estados.

Fueron los Estados los que fueron tejiendo la identidad de los trabajadores sociales, los que fueron marcando el rumbo hacia donde había que ir y los que establecieron los parámetros en los que en estos días se desenvuelve esta profesión. Por tanto, el Trabajo Social no ha podido ir desarrollándose de una manera autónoma e independiente, sino que se ha visto alienado y encomendado a los dicterios del Estado, que ha sido el que ha validado al trabajador social y el que ha reconocido el papel que le corresponde asumir dentro de una sociedad cada vez más compleja y deshumanizada. Lo que es sin duda algo seguro es que, por ejemplo, nuestro país sería mucho peor sin que los trabajadores sociales se levantaran cada mañana para realizar sus trabajos.

Servicios integrales para minusválidos

Son muchas las empresas privadas que se dedican cada vez más a realizar servicios integrales para minusválidos, este tipo de empresas se encargan de realizar un estudio previo personalizado para cada minusválido específicamente ya que las características y situación de cada minusválido son muy variadas.
Por otro lado estas empresas realizan cualquier tipo de obra civil, es decir se encargan de instalar cualquier tipo de producto apto para minusválidos y discapacitados y de hacer reformas en la vivienda para adaptar el inmueble a este tipo de personas que tienen un movilidad reducida.
Tambien disponen de un servicio de mantenimiento que se le ofrece al minusválido la posibilidad de firmar un contrato para el mantenimiento de su máquina o producto vendido previamente por esta empresa.
Como este tipo de sillas,vehículos,máquinas especializadas son bastante caras, suelen ofrecer también un servicio de financiación bastante económico o incluso a veces gratuito.

La otra parte de la empresa la forman el equipo de cuidadores y de internos que desempeñan servicios de atención sanitaria y social para aquellos que lo necesiten, principalmente ofrecen ayuda a domicilio para realizar las actividades necesarias en una vida diaria como es el baño, el comer, el vestirse, suministro de medicamentos, así como también pueden preparar la comida y realizar la limpieza del hogar, y lo más importante realizar el servicio de fisioterapia, enfermería y curas para cuidar en todo momento al cliente.

En definitiva estas empresas ayudan a mejorar el tipo de vida que llevan algunas personas que necesitan una atención especial como puede ser los minusválidos, discapacitados, ancianos o enfermos de esta manera su calidad de vida aumenta considerablemente recibiendo la atención que merecen.

Intervencion del trabajo social

El Trabajo Social es uno de los campos profesionales que disponen de más escenarios en los que desarrollar sus premisas y sus elementos teóricos. La praxis y la solución de problemas sobre el terreno serán al fin y al cabo las que determinen la dimensión de un trabajador social y la madera de la que éste está hecho.

El trabajador social intervendrá en aquellas situaciones en las que haya grupos vulnerables que requieran una atención especial y una ayuda inminente. Así, encontramos diferentes públicos objetivos y distintos territorios de acción.

Las personas de la tercera edad requieren del buen hacer de los profesionales del Trabajo Social, ya sea en su vida cotidiana o en momentos de especial delicadeza. Las personas con discapacidad también pueden beneficiarse de las virtudes profesionales de un trabajador social, quien se encargará de pulir todas las potencialidades de estos ciudadanos y de favorecer la integración y la inclusión social, además de asegurar la correcta cobertura de sus necesidades.

Con la perversa oleada de violencia de género y de asesinatos de mujeres a manos de mujeres se ha abierto una nueva veta de trabajo. Proporcionar la atención necesaria a las mujeres, hacerlas sentir cerca de la sociedad y escuchar sus peticiones y sus miedos son algunas de las tareas que se han de realizar. Obviamente estamos en un escenario muy complicado en el que el trabajo es dificultoso y los esfuerzos siempre son pocos.

Pero la manifestación de la violencia en nuestra sociedad tiene otras ramas. Así, el trabajador social realizará su labor e intervendrá en el maltrato a menores, en el abandono a los ancianos o en la violencia con la que los hijos tratan a sus padres.

Atender a las víctimas del terrorismo o de catástrofes naturales, escuchar la voz de las minorías étnicas, abordar la complejidad de la prostitución, estar cerca de las personas drogodependientes y adictas, ayudar en materia legal a los reclusos y presos o estar al pie del cañón junto a las personas en riesgo de exclusión social son otros de los escenarios del Trabajo Social.

Servicios de trabajo social

Entre los servicios que los profesionales del Trabajo Social ofrecen a la sociedad se encuentra la atención directa a las personas drogodependientes. La labor suele desarrollarse incluyendo actividades de asesoramiento y de terapia.trabajo-social

Del trabajador social será la responsabilidad de organizar los grupos terapéuticos y de preparar, organizar y desarrollar las actividades pertinentes. En lo que está más relacionado con las tareas de supervisión, también deberá mostrar especial atención a cómo implementan sus programas los monitores, los formadores y los psicólogos. Coordinar los diferentes grupos en los que se lleve a cabo el feed-back y aunar criterios con la parcela psicológica también serán puntos muy importantes.

Al mismo tiempo, se debe profundizar en el trabajo con los familiares y con el entorno de las víctimas de la drogodependencia y la adicción. Esta ayuda podrá producirse de forma directa mediante citas cara a cara o por medio de una serie de seminarios conceptuales en los que se desarrolle más ampliamente y de manera grupal cómo hay que abordar esta problemática social.

El trabajador social también tendrá la responsabilidad de vehiculizar las subvenciones que llegan desde los entes públicos. Aquí es fundamental tener una relación fluida y una comunicación permanente con los responsables de administración, quienes, instados por la gestión del trabajador social se encargarán de llevar a cabo las labores de documentación, de todo el papeleo, de los mecanismos burocráticos y legales y de la canalización de los flujos de dinero.

El trabajador social se encargará de allanar el camino por el que luego dejarán su sello profesional el equipo de psicólogos, de educadores sociales, de médicos, de psicopedagogos o de voluntarios en materia social. Asimismo, el trabajador social puede ser de gran ayuda en el trato directo con el drogodependiente, llegando a ejercer labores como educador, como monitor y tutor. No obstante, es un terreno que también requiere de mucho afecto humano y de otras teclas que no dependen de la mera profesionalidad ni de los conocimientos técnicos.

La reinsercion como promocion del trabajo social

El sello del Trabajo Social tiene uno de sus principales campos de batalla en las cárceles y prisiones. La labor de un profesional de este sector sería promover la reinserción social del individuo, de manera que pueda modificar la conducta que le llevó a ser ingresado en un centro penitenciario.

El trabajador social debe tener bien presente que un recluso es una persona con los mismos derechos que cualquier otra y que merece una oportunidad para volver a integrarse a la perfección en la sociedad. Respetar la dignidad humana del preso y fomentar sus potencialidades humanas son algunas de las coordenadas entre las que estos profesionales deben desenvolverse.

Así, la intervención del trabajador social podrá producirse con los individuos en cuestión, pero también con sus familias. Al recluso deberá proporcionarle cierta protección y ciertas garantías, así como deberá satisfacer los conflictos que se le presenten. La provisión de servicios y recursos y el desarrollo de programa de integración entran también entre las competencias de estos trabajadores.

Entre otras competencias está evaluar el entorno sociocultural del recluso, llevar a cabo entrevistas con personas de su entorno, explicar y justificar a la familia la intervención profesional que se ha efectuado, elaborar expediente que aúnen información personal de interés, realizar visitas al centro penitenciario en el que se encuentra o al domicilio al que ha regresado después de su periplo privado de libertad…

Y es que también corresponderá al trabajador social investigar y escrutar para poder llegar al objetivo que le encomendado una vez que recibió la solicitud de estudio. Así, deberá analizar las relaciones personales del recluso, las relaciones interpersonales, el papel que jugaba en la comunidad a la que pertenecía y el motivo por el que la persona verdaderamente tuvo que ingresar en una prisión del Estado. Es sin duda una labor dura y compleja para la que hacen falta mucho diálogo y mucha mano izquierda.

¿Barreras físicas o de otro tipo?

Hace poco El Langui, conocido cantante y actor, ha sido protagonista de dos incidentes que han generado cierta polémica. Para quien no lo conozca, El Langui sufre un problema motor que le obliga a desplazarse en silla de ruedas. Pues bien, al ir a subir a un autobús interurbano el conductor se lo impidió, la respuesta del actor fue colocarse delante y bloquear la salida de los autobuses durante un buen rato. Dos veces lo ha hecho en unos días para llamar la atención de un problema que ya debería haber dejado de serlo hace mucho.

langui-bloquea-autobus-Sin entrar en quien tenía razón o no, lo que hay que preguntarse es si la tan cacareada “supresión de barreras” es real o no es más que un eslogan. Sí, es cierto que es un aspecto regulado ¿Pero hasta qué punto? Moverse en silla de ruedas no es un capricho, quien lo sufre en sus propias carnes o en las de algún familiar lo sabe.

Las barreras arquitectónicas…y las mentales siguen estando ahí. Empezamos por lo último, lo más sangrante. No hay que hacer un gran esfuerzo de investigación para comprobar que las plazas de aparcamiento reservadas suelen estar ocupadas indebidamente. Sí, a todos no gusta aparcar en la puerta del centro comercial, pero hay quien no se da cuenta de que para algunos no se trata de un capricho.

Y ya no es por estar más cerca o no, sino porque quien se mueve en silla de ruedas necesita más espacio para poder subir y bajar del vehículo. Y no, los carritos de los bebés no entran en esta categoría. Las estrecheces de miras de algunos no tienen nada que ver con el espacio físico, ni parecen tener fácil arreglo, que es lo más dramático.

En cuanto a las otras barreras, a las físicas, a las reales, solo hay que plantearse que si las administraciones se dejan millones y millones de euros al año en cuestiones tan importantes como publicidad institucional o gastos de representación ¿No podrían dedicar una parte simplemente a cumplir con lo que ya está regulado y a vigilar que se cumpla?

A nadie le gusta hablar de discriminación… solidaridad queda mucho mejor. Pero, lamentablemente, en cuestiones de movilidad de personas con dificultades sigue habiendo mucho de lo primero y poco de lo segundo.

Razones de exclusión social

Al hablar de las personas desfavorecidas debemos referirnos al concepto de exclusión social y este fenómeno surge de la falta de acceso de los ciudadanos a sus derechos básicos como lo son el derecho al empleo, educación, salud, vivienda y relaciones sociales.

Una de las principales razones por la que se origina esto es por la derrota que ha tenido la educación convencional, las escuelas no cubren al 100% las demandas que tienen los niños en la actualidad, dejando de lado los requerimientos de integración social que necesitan y además no llegan a toda la población española, no es un sistema de fácil acceso, por lo que hay una gran población de niños y adolescentes aislados de la sociedad hablando a nivel educativo y ya al apartarlos de su derecho de educarse llegan a convertirse en marginados sociales.

Otra razón por la cual la sociedad actual se ha visto afectada por este fenómeno es debido a la migración de las poblaciones rurales hacia la ciudad lo cual ha exclusion socialcausado grandes focos de marginalidad en las ciudades creando numerosos sectores menos favorecidos en los que se notan características de vida diferentes, los cuales a pesar de estar dentro de la ciudad se ven aislados debido a un cierto rasgo que posee la población; estos sujetos no entran dentro del sistema social que el estado les ofrece.

Por otra parte, la dictadura española acabó con muchas formas de expresión social, cultural y deportiva lo cual dejó al margen a muchos sectores de la población sin la posibilidad de poder estudiar o formarse, restringiéndolo ya que mientras más formas de libertad existieran suponían una mayor vulnerabilidad a la dictadura, valiéndose del aislamiento logró instaurarse en el poder durante tiempo y aun hoy en día se ven las consecuencias sociales de esto.

Son muchos los factores que han fomentado la exclusión social en España razón por la cual ha venido tomando popularidad en todos los aspectos la educación social que es la encargada de desarrollar acciones en contra de este fenómeno social de atraso a nivel nacional.