Malos tiempos para las prestaciones asociativas

La situación de crisis económica que arrastramos los últimos años viene afectando de muchas formas a todos; ciudadanos e instituciones ven recortado su acceso al crédito y su capacidad de gasto.

Este deterioro se manifiesta de forma particularmente dramática en la capacidad financiera del movimiento asociativo en general y de las asociaciones y federaciones que agrupan y prestan servicios a personas con discapacidad (física, intelectual, sensorial) en particular, disminuyendo su capacidad de maniobra y provocando un traumático cambio en la forma en que configuran sus presupuestos.amalgama_de_barreras_1-300x187

Hoy solo queremos ilustrar uno de los aspectos dentro de los muchos que los problemas presupuestarios suponen: los cobros que financian programas en ejecución no llegan, por lo que la corriente de pagos ya comprometidos sobre estos programas no simpre se puede satisfacer.

Así se crean deudas que afectan tanto a trabajadores como a proveedores externos y en último término a la propia capacidad de gestión de las asociaciones.