La Responsabilidad Social Corporativa y el Trabajo Social, un ejemplo riojano

La responsabilidad social empresarial, tan en boga en los últimos años y por la que las grandes empresas y corporaciones muestran cada día un mayor interés, puede definirse como la colaboración voluntaria de una organización en el mejoramiento social, económico y ambiental de su entorno. Esta colaboración al ser voluntaria no tiene por tanto relación con el cumplimiento de legislación alguna, ya que estas son de obligatorio acatamiento para las empresas.

Si bien es cierto que las empresas persiguen fines que van más allá de la simple filantropía, ya que en general buscan diferenciarse de los competidores y aumentar sus niveles de valoración por parte de los consumidores; los efectos favorecen tanto a sus propios trabajadores, como a proveedores y clientes pero también al entorno y a las comunidades donde se desenvuelven sus actividades.

Aunque pueda existir algo de controversia respecto al nacimiento de la Responsabilidad Social Empresarial, ya que algunos autores señalan su origen en la década de los treinta y otros en los setenta, lo cierto es que en la década de los años noventa es cuando el mundo le da un mayor interés al estudio y desarrollo de políticas de responsabilidad social corporativa, alcanzado la mayor relevancia en el siglo actual.

El Trabajo Social y la Responsabilidad Social Empresarial tienen una marcada relación tanto en sus orígenes, como en la contribución que el primero puede aportar al desarrollo e implantación de la segunda. Tan es así que puede decirse que el trabajo social siempre estuvo  ligado a las acciones de filantropía por parte de las empresas y organizaciones privadas, desligándose poco a poco de ella en la medida que las naciones pasaban a manejarse con los conceptos del Estado de Bienestar.

Y ello se debe a que los trabajadores sociales  tienen las competencias necesarias para participar en la elaboración de los proyectos de responsabilidad social empresarial, ya que no solo conocen el modo de abordar las problemáticas individuales, sino también los mecanismos para promover el desarrollo comunitario, evaluar los resultados y apoyar en la divulgación de los efectos de las medidas implantadas por las empresas en el marco de un programa de responsabilidad social empresarial.

Proyectos como el de la AIER, Asociación de Instaladores Electricistas, de Energías Renovables y de Telecomunicaciones de La Rioja, que en ocasión del cumplimiento de cuatro  décadas de historia, ha decidido implantar el proyecto “Energéticamente Sociales”, son una muestra de cómo se pueden relacionar los trabajadores sociales y las organizaciones.

El proyecto que ha sido el resultado de la identificación de las necesidades más apremiantes, en materia de adecuaciones eléctricas y de telecomunicaciones en las organizaciones que usualmente trabajan con los colectivos más desfavorecidos tales como Cáritas, Asociación Pro-Infancia Riojana y Banco de Alimentos, abarcará la renovación de las instalaciones de 12 de las sedes de estas organizaciones, específicamente:

  • Se reformaran las instalaciones eléctricas de 10 alojamientos temporales de Cáritas
  • Se actualizará el sistema de iluminación del Banco de Alimentos para hacerlo más eficiente energéticamente y por último
  • En la APIR y con el objetivo de preservar la salud visual de los menores que allí hacen vida y apoyar en el trabajo que realizan en pro de los niños, se mejorara su eficiencia energética y se realizarán adecuaciones en materia de telecomunicaciones.

El aporte de la AIER consistirá en la realización de los trabajos sin coste por parte de los técnicos electricistas y en la donación del material necesario para acometerlo, gracias a los aportes económicos de las propias empresas afiliadas y a la colaboración de sus proveedores. Si los fondos recaudados excedieran el costo de las luminarias, cableado y el resto de los materiales necesarios para las actuaciones, entonces será destinado para abonar a la factura de la luz de las familias y/o  colectivos con mayor necesidad identificados por los trabajadores sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*