La Bioética como base fundamental del trabajo social

El trabajo social es fundamental para lograr potenciar las cualidades y capacidades de los individuos más desfavorecidos de la sociedad, es esta manera se logra generar un impacto positivo en la sociedad moderna, haciendo que esta funcione como una unidad poblacional más funcional y apta para afrontar las eventualidades que se puedan presentar. De igual manera, es importante entender que el trabajo social no solo está abocado a satisfacer las necesidades del grupo poblacional beneficiado al cual se dirigen las labores del trabajador social, puesto que también esta práctica debe tener un carácter educacional e instructivo.

La salud pública y el trabajo social son dos sectores íntimamente relacionados, puesto que gran parte de los esfuerzos y tareas sociales efectuadas tienen el objetivo de promover la salud y prevenir los padecimientos crónicos y agudos. Si bien el trabajador social no está capacitado para brindar la atención médica necesaria para la población desfavorecida, estos agentes tienen el objetivo de promover el bienestar físico y psicológico por medio del mejoramiento del acceso de los individuos desfavorecidos a las políticas de salud públicas y los servicios básicos. La labor del trabajador social y del médico profesional debe estar íntegramente relacionada, puesto que de esta manera se lograr la rehabilitación exitosa de los individuos en cuestión.

En este sentido, es importante mencionar que la bioética, la cual se entiende como aquellos principios y valores que deben respetarse y regir la práctica del clínico, no debe relacionarse únicamente a los aspectos morales que supone la experimentación en seres humanos, ya que también este conjunto de normas morales regula el tratamiento y las formas de rehabilitación de los pacientes. La bioética es una rama de las ciencias médicas que nació en los años setenta y desde entonces dicho termino ha sufrido una serie de cambios con el pasar de los años, siendo la definición más actualizada aquella que engloba los aspectos sociales y las medidas de salud pública.

Al momento de efectuar un trabajo social es importante no incurrir en los errores e injusticas castigadas por la bioética, tales como la autonomía, la cual se define como la capacidad del individuo de tomar sus propias decisiones, por ello, es importante que el trabajador social comprenda que cada labor realizada debe poseer el consentimiento de la persona que será beneficiada con el trabajo social a realizar, para ello se debe explicar de manera didáctica los beneficios de las medidas o políticas a aplicar.

Tanto los agentes públicos dedicados al trabajo social como los profesionales de la salud, desde las enfermeras hasta los médicos deben estar familiarizados con el concepto de bioética, por ello, resulta trascendental que se fomenten los talleres y charlas informativas que promuevan la internalización de este término. Muchos de los trabajadores que integran el equipo de cerrajeros de Cerrajeros, son trabajadores sociales durante su tiempo libre y en su gran mayoría todos aseveraron desconocer los conceptos y principios de la bioética, por lo que resulta notable la falta de conocimientos en esta materia por parte de los trabajadores sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*