Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro

Mucho se está hablando ya de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que se celebrarán dentro de algunas semanas. Pero, lamentablemente, poco espacio tienen en los noticiarios del planeta -aunque siempre hay honrosas excepciones y buenos espacios de información que sí muestran sensibilidad por todos los deportistas- las noticias relativas a otro de los grandes acontecimientos que se celebrarán en este 2016, los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro.

El éxito de los Juegos Paralímpicos, a nivel social y humano, siempre es mayor que el de cualquier competición de los Juegos Olímpicos. En la cita de los Paralímpicos sí que están presentes todos los verdaderos valores del Olimpismo; aquí sí que hay verdadera capacidad de superación, de progreso, de avance, de esfuerzo, de integración, de rebasar la adversidad, de crecer como personas, de aprender, de luchar en una competición que va más allá de las medallas, de vencer al destino, de amar la vida pese a todo y ante todo…

Ya faltan menos de cien días para que los Juegos Paralímpicos vuelvan a alumbrar a la pertrecha esperanza de la condición humana. Será la edición número 15 de esta cita planetaria. Latinoamérica acogerá por vez primera un evento de este calibre, capaz de inspirar al mundo, de marcar un horizonte de superación, de batir todos los récords de esfuerzo posibles y al alcance de lo humano.

Cuando los Juegos Olímpicos terminen, llegarán los Paralímpicos a Río de Janeiro, por lo que el mundo entero deberá estar de enhorabuena. Este año, el país anfitrión es una auténtica potencia; Brasil siempre aprieta fuerte en el medallero de los Paralímpicos, merced a la buena labor llevada a cabo en el país latinoamericano en materia de igualdad e integración de todas las personas desde que llegara al gobierno de la nación Luiz Inácio Lula da Silva. Los Juegos Paralímpicos serán aun auténtica fiesta, pero también serán una cita para seguir reivindicando los derechos de las personas con discapacidad.