Como la sociedad moderna afronta el trabajo social

Es indudable que aspectos como la globalización, las redes sociales, el indomable avance tecnología, el multiculturalismo y demás factores actuales han afectado diferentes ámbitos de la sociedad moderna, entre ellos analizaremos como el trabajo social y el voluntariado ha sido afectado por este tipo de factores influyentes y como la población de esta época afronta tal ámbito.

La vigente tendencia a la corrección política ha generado que el individuo moderno se considere más consciente y comprometido con diferentes causas sociales y en la lucha de las injusticias y discriminaciones, lo que supondría en perspectiva que también la sociedad estaría más interesada en participar en los trabajos sociales o en las diferentes actividades de voluntariado que se desarrollan en todas las ciudades. Lamentablemente esta hipótesis no es comprobable, puesto que los estudios indican que en los últimos años las tasas de personas que se suman a los voluntariados, las jornadas y organizaciones trabajos sociales no se han incrementado de manera notable.

La realidad indica que la sociedad actual y el individuo moderno está más preocupado por demostrar su simpatía con una causa social a través de las famosas redes sociales, que en realizar algún tipo de acción para lograr contribuir realmente con la causa en cuestión. No obstante, no todo es reprochable y condenable en lo que respecta a la sociedad moderna y su forma de afrontar el trabajo social, ya que actualmente las personas han generado nuevas e innovadoras formas de ayudar y cooperar con las instituciones, causas y organizaciones de voluntariado por medio de herramientas sofisticadas.

Cuando una causa o jornada de trabajo social se vuele tendencia o viral en las redes sociales, consigue rápidamente un carácter mediático lo que atrae la atención del gobierno, instituciones y personalidades que pueden apoyar mediante la financiación o la promoción de dicho voluntariado para mejorar y potenciar los resultados que se esperan del mismo, por lo tanto, difusión por medio de las redes y de la tecnología, un acto que pueden realizar las personas desde la comodidad de su hogar, es una gran forma de contribuir socialmente con los trabajos y voluntariados.

El personal de Fontaneros siempre apoya todo tipo de trabajos sociales que estén a su alcance, incluso cuando se trata de causas inaccesibles geográficamente para la empresa, los trabajadores también expresan su apoyo mediante las redes sociales con la promoción de hashtag y mensajes respaldando dicha causa social.

Otra de las formas que ha ingeniado la sociedad actual para apoyar y respaldar el trabajo social es mediante los denominados crowdfunding o financiación grupal y colectiva, el cual es un sistema o herramienta novedoso que permite que múltiples personas puedan financiar una idea de forma rápida. Los organizadores de proyectos sociales utilizan las páginas y servidores de internet creados para crowdfunding y promocionan sus ideas para contribuir con una causa en específico y si las personas desean colaborar con el trabajo social en cuestión pueden apoyarlo económicamente con la cantidad de dinero que deseen.

¿Porque la corrección política no ha logrado promover el trabajo social voluntario?

Estamos a punto de llegar a la segunda década del nuevo milenio y parece que la población mundial ha dado un excelente paso hacia la consagración de una sociedad utópica, puesto que en los últimos años se ha evidenciado como los tabús, las discriminaciones y los grupos sociales oprimidos han encontrado la salvación en la nueva tendencia ideológica que rige el pensamiento de la mayoría de los ciudadanos del planeta tierra que cuentan con acceso al internet y a las redes sociales: La Corrección Política.

La corrección política es un movimiento ideológico que ha sido ampliamente influenciado y promovido por las redes sociales, el cual tiene como finalidad la promover la conducta de aceptación social independientemente de la raza, el sexo, los gustos sexuales, etc. Dicho movimiento social ha impulsado la lucha contra el racismo y la homofobia, la batalla por los derechos de la mujer, y demás reivindicaciones sociales que motivan a creer que la sociedad al transformarse en un grupo políticamente correcto está mejorando de manera exponencial, no obstante, la realidad del discurso y enfoque de la corrección política es otra.

Entre tanto, es importante mencionar la poca evolución o progresión que ha tenido el sentido de pertenencia comunitaria por el trabajo social, puesto que esta labor continúa siendo realizada por tradición familiar, es decir, padres que heredan dicha labor a sus primogénitos. Muy pocas personas que no poseen en su vida un vínculo concreto con el trabajo social logran incursionar a esta excelente y solidaria labor por voluntad e iniciativa propia. En una encuesta realizada a los trabajadores de Cerrajeros , se comprobó que ningún integrante del vasto personal de trabajo que conforma dicho equipo realiza alguna contribución o trabajo social en el año, lo que puede superponerse a la mayoría de las empresas y negocios de la zona.

Si la corrección política está promoviendo la formación de un ciudadano más tolerante, progresista y caritativo con la sociedad ¿Por qué dicho cambio no se ha reflejado en un aumento de la cantidad de personas que realizan trabajos sociales de manera voluntaria? La respuesta a esta interrogante radica en el oscuro y ominoso objetivo que fundamenta la corrección política, puesto que a pesar del errado axioma que se pregona el cual afirma que el individuo promedio desea ser un mejor ciudadano, la realidad es que gran parte de la internalización de pensamiento políticamente correcto se debe a la predisposición social de ajustarse a la tendencia del momento, es decir, la moda.

De esta manera, la corrección política puede ser entendida por los sociólogos y analistas de la conducta social de dos diferentes maneras, como una nueva ideología o una nueva moda. Probablemente, si se popularizara ampliamente por medio de las redes sociales la difusión de contenido multimedia relacionado con el trabajo social, el nuevo individuo políticamente correcto se apropiará de esta labor social y comenzara a evidenciarse el necesario progreso del trabajo social, por lo pronto, bastara con resignarse a vivir en una sociedad plagada por seres políticamente correctos, pero inapropiadamente ajenos a la labor social.

La Bioética como base fundamental del trabajo social

El trabajo social es fundamental para lograr potenciar las cualidades y capacidades de los individuos más desfavorecidos de la sociedad, es esta manera se logra generar un impacto positivo en la sociedad moderna, haciendo que esta funcione como una unidad poblacional más funcional y apta para afrontar las eventualidades que se puedan presentar. De igual manera, es importante entender que el trabajo social no solo está abocado a satisfacer las necesidades del grupo poblacional beneficiado al cual se dirigen las labores del trabajador social, puesto que también esta práctica debe tener un carácter educacional e instructivo.

La salud pública y el trabajo social son dos sectores íntimamente relacionados, puesto que gran parte de los esfuerzos y tareas sociales efectuadas tienen el objetivo de promover la salud y prevenir los padecimientos crónicos y agudos. Si bien el trabajador social no está capacitado para brindar la atención médica necesaria para la población desfavorecida, estos agentes tienen el objetivo de promover el bienestar físico y psicológico por medio del mejoramiento del acceso de los individuos desfavorecidos a las políticas de salud públicas y los servicios básicos. La labor del trabajador social y del médico profesional debe estar íntegramente relacionada, puesto que de esta manera se lograr la rehabilitación exitosa de los individuos en cuestión.

En este sentido, es importante mencionar que la bioética, la cual se entiende como aquellos principios y valores que deben respetarse y regir la práctica del clínico, no debe relacionarse únicamente a los aspectos morales que supone la experimentación en seres humanos, ya que también este conjunto de normas morales regula el tratamiento y las formas de rehabilitación de los pacientes. La bioética es una rama de las ciencias médicas que nació en los años setenta y desde entonces dicho termino ha sufrido una serie de cambios con el pasar de los años, siendo la definición más actualizada aquella que engloba los aspectos sociales y las medidas de salud pública.

Al momento de efectuar un trabajo social es importante no incurrir en los errores e injusticas castigadas por la bioética, tales como la autonomía, la cual se define como la capacidad del individuo de tomar sus propias decisiones, por ello, es importante que el trabajador social comprenda que cada labor realizada debe poseer el consentimiento de la persona que será beneficiada con el trabajo social a realizar, para ello se debe explicar de manera didáctica los beneficios de las medidas o políticas a aplicar.

Tanto los agentes públicos dedicados al trabajo social como los profesionales de la salud, desde las enfermeras hasta los médicos deben estar familiarizados con el concepto de bioética, por ello, resulta trascendental que se fomenten los talleres y charlas informativas que promuevan la internalización de este término. Muchos de los trabajadores que integran el equipo de cerrajeros de Cerrajeros, son trabajadores sociales durante su tiempo libre y en su gran mayoría todos aseveraron desconocer los conceptos y principios de la bioética, por lo que resulta notable la falta de conocimientos en esta materia por parte de los trabajadores sociales.

¿Qué pasa con el empleo para los jóvenes?

Parece que los programas para incluir a jóvenes al mercado laboral, no alcanzan los números esperados, ni alcanzan porcentajes alentadores. A pesar de los programas gubernamentales para fomentar el empleo a los más jóvenes, no es eficiente, ya que muy pocas personas son beneficiadas de verdad con estos planes, que solo quedan en buenas intenciones y buena voluntad, mientras el desempleo juvenil pareciera no descender, sino todo lo contrario; aumenta más y más.

Los jóvenes, la población más vulnerable con respecto al desempleo

Es alarmante la cifra de que menos de la mitad de los postulados a los programas gubernamentales de verdad reciban un contrato de trabajo. Esto contrasta enormemente con los números de toda la región, que casi triplican en contratos de trabajo efectivos que se le dan a la población joven. Por esta razón, la queja es casi unánime, no se están haciendo las cosas bien, y la peor parte la están llevando las poblaciones jóvenes más vulnerables, que los están colocando casi al borde de la pobreza. Y pareciese que no se van a tomar los correctivos necesarios para atacar de frente este problema y arrancarlo de raíz.

Existe un programa continental que apoya a los jóvenes que no estudian ni trabajan

Este programa se centra en dar empleo a esta parte de la población, a parte, dar una completa formación en algún oficio o formar a individuos para trabajos específicos. Este programa deberá empezar a trabajar con los jóvenes inscritos en un lapso no menor a seis meses. Las estadísticas muestras que en este país, más de medio millón de jóvenes están inscritos en este programa, pero muy pocos son los que se benefician.

La razón es que, abundan más las ofertas de educación en oficios y en formación que de empleos directos, es decir, las organizaciones que trabajan con el programa en el país dan más formación a más jóvenes que los empleos que dan, y por desgracia, no se sabe a ciencia cierta la calidad de los empleos a los que los jóvenes optan mediante este programa.

Es tanto así que internamente se han suscitado malestar general en la población y han pedido que se modifique el planteamiento y las bases sobre las cuales se sostiene este plan, ya que, a simple vista, es obvio que no funciona por múltiples razones, esto obliga a que el plan de capacitación y empleo para jóvenes se reformule o que desaparezca por completo.

Algunos países de la región han tomado correctivos satisfactorios

Este plan no es una novedad en la región, los países nórdicos son los pioneros en ejecutar este proyecto, y les ha dado, hasta el día de hoy, los mejores resultados. Números más, números menos, en los países nórdicos un joven no pasa más de cuatro meses sin estudiar o sin trabajar. A través de estudios y evaluaciones totalmente personalizadas, detectan si un joven desempleado necesita de estudios universitarios, técnicos o si necesita aprender un oficio y ponerse a trabajar lo antes posible.

En Alemania, por ejemplo, los estudiantes universitarios pueden optar por la opción de estudios duales, lo que significa que más de la mitad de su carrera universitaria la pasan trabajando con un contrato laboral legítimo en una compañía afiliada totalmente a la carrera que están estudiando. Un estudio reciente muestra que más de la mitad de los estudiantes alemanes prefiere la opción de estudios duales.

El trabajo Social en las emergencias

Existe una evidente tendencia a no utilizar los trabajadores sociales en los centros de asistencias, cuando a vosotros os presentáis un problema con algún paciente que s e encuentre en algunas de la salas de emergencia normalmente los enfermeros, que son los que están allí en la inmediatez, primero s e comunican con el médico tratante y este seguramente busque el apoyo de un medico especializados como un psiquiatra, pero medico al fin. Y la idea es contar con el apoyo de un personal como el trabajador social, el cual es el que está capacitado para este tipo de casos.

Son los trabajadores sociales los que más experiencia tiene en este tipo  de casos así que bien vale la pena utilizar este tipo de recursos para las asistencias de los pacientes, y sobre todo en las áreas de ayuda emocionales a los pacientes. Entender el puesto de trabajo de un trabajador social es fundamental, es necesario contar con el apoyo de los especialistas para cumplir a cabalidad con las funciones, además existe una estrecha relación entre los pacientes los profesionales y el trabajador social sobre todo en áreas como las de emergencias.

El trabajador social en el sector hospitalario

Esta relación es muy discutida, se debe determinar cuáles son las funciones principales delos trabajadores sociales y cuando se debe acceder a su labor dentro de las áreas de emergencia. Existen funciones detalladas de que es de lo que debe ocuparse un trabajador social en un centro de salud.

 El establecimiento de una comunicación directa con los pacientes debe ser llevada a cabo por un trabajador social, así mismo con las entidades establecidas dentro del sistema hospitalario, deben estar dispuestos a dar la información necesaria en cuanto a los procedimientos dentro y fuera de los servicios de salud, y cómo manejarlos de la mejor manera, los servicios de orientación y manejo de emergencias tanto por parte del centro de salud como de los pacientes debe estar a cargo d este profesional, todos en materia de salud.

Los estudios socioeconómicos de cada caso en los pacientes es necesaria, y esta deben ser llevadas a revisión y proceder a ocuparse en aquellos que ameriten real atención o más ayuda. Así mismo su participación en las discusiones en los distintos casos que se presenten en conjunto con los médicos y los administradores es fundamental.

Así que son diversas las tareas de las cuales se deben ocupar estos profesionales dentro de un centro de salud, son una parte primordial y esencial en los diferentes tipos de atenciones.

En el caso de las emergencias

La mayoría de los casos en atención hospitalaria se reciben es por medio de las emergencias, y la persona idónea para canalizar esta labor son los trabajadores sociales, estos son los que deben registra a los pacientes, sugerir dependiendo del caso si requieren de atención inmediata o puede pasar a la visita de un médico, sugerir en muchos casos el mejor y si el centro asistencial está en posición de poder ayudar o buscar otra alternativa, ya que es  la `persona que lleva los registros es muy fácil que atienda los casos y perciba si son regulares o se trata de un paciente nuevo.

Es la persona indicada para informar sobre los pacientes que se encuentran hospitalizados o los que se encuentren en la sala de emergencias. Son los encargados de efectuar las constancias médicas así como los estudios económicos de cada paciente y su lugar en la sociedad, con el fin de ver si amerite una ayuda gubernamental o de algún seguro médico.

A la hora de requerir cualquier traslado a otro centro asistencial, así como en caso de ameritar de un servicio especializado pero que este se encuentre fuera del centro  de salud son estos trabajadores los que manejan esas situaciones.

En el caso de los familiares

Los trabajadores sociales cumplen un rol fundamental en la atención con los familiares, ya que se encargan de la gestión de ayuda en cuanto a solicitudes de estudios especializados, estos gestionan y sirven de apoyo a familiares en este tipo de casos, así como en momentos en los cuales muere el paciente, los tramites de defunción es tarea de estos trabajadores. La orientación y la información deben ser proporcionadas.

Igualmente en aquellos casos en que se requiera de apoyo moral  a los familiares estos deben estar siempre en disposición de hacerlo, proporcionar medicinas para los casos de extrema necesidad.

El noble trabajo de asistencia social a las personas de la tercera edad

Algunas veces no se escucha lo que el adulto mayor realmente quiere, y requiere, por razones como los obstáculos burocráticos y la familia que está demandando atención inmediata. Esto hace que estéis ciegos y sordos para poder percibir las verdaderas exigencias y cuidados que ameritan las personas de la tercera edad.

En todo el mundo hay una tendencia que no deja de ser curiosa: según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la esperanza de vida en el planeta ha aumentado, pero otros estudios sugieren que la tasa de fecundidad se ha ido reduciendo, esto hace que el grupo poblacional de la tercera edad, que son las personas mayores de 65 años sea el que esté aumentando progresivamente y a pasos mayores en todos los países del mundo.

Las personas de la tercera edad es un reflejo de un sistema de salud que funciona y procura cuidar de la vida de sus ciudadanos, a su vez, llegar a la tercera edad supone que se deben hacer los ajustes necesarios para que tengan una vejez cómoda, lo más íntegra y serena posible.

La tercera edad en números

En países como España, las personas mayores de 65 años o de la tercera edad representarán el 25% de la población para el año 2031, en algunas regiones del país ya se van acercado a esa cifra, puesto que algunas poblaciones registran que los adultos mayores representan el 20% de su población local.

Algunas zonas cuentan con un buen y seguro programa de asistencia a las personas de la tercera edad, es decir, existen programas tales como; los que se abocan al cuidado a domicilio de las personas mayores para que estén en casa el mayor tiempo que puedan, hay programas de alimentación que van a las casas de las personas mayores, inclusive hay programas de asistencia dirigida por televisión e internet, y así sucesivamente hasta llegar a los establecimientos de estancias de día para gente mayor y las viviendas permanentes para personas de la tercera edad.

Algunos programas de asistencia evalúan el tipo de atención que requieren las personas mayores

La experiencia de los investigadores sociales con respecto a este tema, han clasificado algunos puntos clave en cuanto a la asistencia que deberían tener las personas mayores, esto varía en cuanto a las condiciones de salud en las que se encuentran. Hay personas de la tercera edad que necesitan cuidados diarios y constantes; aquí entran las personas con enfermedades crónicas, Alzheimer y demás enfermedades que impiden a una persona mayor tener una vida sin asistencia diaria.

Está el cuadro de asistencia para personas de la tercera edad que necesitan asistencia pero en momentos muy puntuales del día, en este espectro entran las personas que están bajo receta médica, que deben tomar medicamentos diarios y en varias horas al día. Están las personas que necesitan asistencia y colaboración en sus actividades diarias, puesto que las hacen con una dificultad considerable y por último tenemos a las personas mayores que tienen estilos de vida muy activos, participan en diferentes cosas en su comunidad, en actividades de ejercicio y de recreación mental.

Importancia de la asistencia e intervención social a personas de la tercera edad

Los trabajadores sociales coinciden en que siempre se les debe pedir la opinión a estas personas que son grandes profesionales en la toma de decisiones, en conjunto con su familia y allegados, esto varía dependiendo del estado de salud en que se encuentren dentro de los aspectos mencionados líneas arriba, os podemos decir que estas organizaciones tratan en lo posible de sobrellevar la vida de estas personas y tratan de mejorarla para que pasen una vejez sin sobresaltos y totalmente tranquila.

Iniciativas municipales para romper con el círculo de desempleo crónico que genera exclusión social

Aunque las cifras de empleo muestran una tendencia creciente, aún falta camino por recorrer para regresar a los niveles de ocupación anteriores a 2008. El desempeño es variable de acuerdo a la comunidad autónoma, el sector productivo y el perfil demográfico que analicemos.

Por ello resultan tan valiosas las iniciativas locales por mejorar la empleabilidad, dirigiendo recursos a la creación de puestos de trabajo en las áreas específicas que cada región demanda.

En Canarias, por ejemplo, donde al cierre del 2017 la tasa de desempleo se ubicó en 22% (con un descenso de casi 3 puntos con respecto al año anterior, pero aun más de 5 puntos por encima del promedio nacional), el Ayuntamiento de La Laguna ha puesto en marcha un plan de reinserción laboral con el objetivo de mejorar la empleabilidad de los participantes.

El proyecto, llamado “Haciendo Barrios”, cuenta con una subvención del Cabildo de Tenerife de 2.195.000 euros,  y un aporte adicional del gobierno municipal de 318.000 euros.

“Haciendo Barrios” ha sido estructurado en tres fases que se desarrollarán a lo largo de un año. La primera contempla un plan de formación específica y transversal, que responda a las necesidades e intereses de cada participante. Así, durante el segundo mes del programa se ofrecerá una formación presencial de 120 horas de duración, orientada en la capacitación teórico-práctica. Finalizada esta etapa, quienes hayan demostrado un mejor desempeño pasarán a la segunda fase, que corresponde a la contratación laboral, durante la cual continuarán recibiendo formación adicional.

Durante este período se potenciarán también las actividades de promoción del programa, informando sobre sus avances para darle visibilidad

La tercera y última parte de “Haciendo Barrios” se refiere  la contratación laboral de las personas seleccionadas, para trabajar en obras de mejora en espacios e instalaciones de interés público del entorno urbano, previamente identificadas por el ayuntamiento de La Laguna. Entre otros espacios se prevé la intervención de plazas, jardines, instalaciones deportivas, colegios y áreas peatonales.

La participación en este programa está orientada a personas mayores de 45 años, provenientes de unidades familiares carentes de ingresos, así como trabajadores con más de dos años sin cotizaciones en la Seguridad Social  y demandantes de empleo que en el transcurso de los dos últimos años hayan cotizado un máximo de 6 meses. También podrán postularse personas con una discapacidad mayor o igual a un 33%. A partir de un baremo previamente definido, un equipo técnico evaluará cada candidato y determinará quiénes serán los participantes del programa.

Se han abierto un total de 152 plazas para la primera etapa, de las cuales se decantarán los 79 participantes que serán posteriormente contratados, por un periodo de al menos 10 meses. Los puestos de trabajo creados se relacionan con el área de construcción, e incluyen labores como aparejadores, técnicos de ayuda, operarios, carpinteros, electricistas 24horas, fontaneros de urgencias, cerrajeros profesionales, auxiliares administrativos y almacenistas.

El Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal, había detectado una carencia de trabajadores de estas disciplinas en la comunidad canaria. Concretamente señalaba que en el sector de la construcción hacían falta albañiles, encargados y jefes de obra, personal especializado en instalaciones eléctricas y saneamiento, así como carpinteros y pintores.

La convocatoria de “Haciendo Barrios” corre por cuenta de la Sociedad Municipal de Viviendas y Servicios de La Laguna (Muvisa).

El trabajo social abocado a los adultos de la tercera edad

Los datos más recientes que ha aportado la OMS según los estudios poblacionales y epidemiológicos indican que en los últimos años se ha suscitado un incremento fantástico en la esperanza de vida debido a los importantes avances realizados en el ámbito de la salud pública. La cantidad de personas que conforman el grupo etario de adultos mayores o de la tercera edad, es decir mayores de 65 años, es notable y cada año aumenta progresivamente, por lo que el próximo paso a seguir para continuar promoviendo la esperanza de vida es realizar programas y planes de salud destinados a este grupo poblacional.

Las estadísticas predicen que para el año 2030 cerca del 25% de la población de los países más desarrollados serán personas mayores de los 65 años, y a pesar de que este dato supone un logro loable de las políticas de salud pública, también representa un nuevo desafío para la sociedad, la cual deberá adaptarse a las limitaciones funcionales y sociales que se presentan progresivamente con el envejecimiento. Actualmente ya se disponen de servicios de atención básica o primaria destinada a los adultos de la tercera edad, no obstante, la gran mayoría de estos servicios se realizan de manera a domicilio con la intención de mantener a estas personas recluidas en sus hogares, lo cual es un evidente error que el gobierno y los prestadores de servicios sociales deben cambiar.

El servicio o trabajo social para los adultos mayores debe tener como objetivo impulsar la integración a la sociedad de este grupo etario, de manera que se potencie y maximice la participación de los adultos de la tercera edad en el desarrollo económico y social del país. Igualmente, se debe tener en cuenta de que el trabajo social enfocado a este grupo poblacional requiere de una mayor intensidad y esfuerzo por parte de los trabajadores sociales debido a las características inherentes de los adultos mayores. En muchas ocasiones, el trabajo social con los adultos mayores estará destinado a contribuir y colaborar con la ejecución de las labores domésticas básicas.

Los trabajadores de electricistas 24 horas baratos comprenden la relevancia de prestar un servicio social especial para los adultos mayores, por ello, al momento de ser contratados por una persona mayor de 65 años se esfuerzan por brindar un servicio integro, completo y, además, colaboran en todo lo posible por resolver cualquier tipo de problemas que puedan presentar estas personas. Las personas que efectúen trabajos sociales con adultos mayores deben tener en cuenta las capacidades físicas y funcionales de estas personas, además, deben priorizar la opinión del adulto mayor y tratar de integrar a la familia de dicho adulto de la tercera edad para que contribuyan en armonía con el servicio prestado.

Si bien hemos mencionado la relevancia de los servicios sociales a los adultos mayores que promuevan la integración a la sociedad y la participación, también resulta esencial la intervención a domicilio, ya que de esta manera el trabajador social puede evaluar las condiciones en las que habita el adulto mayor para determinar si dichas condiciones son aptas para el desarrollo prospero de la vida del adulto de la tercera edad.